viernes, 11 de noviembre de 2011


A mí me cuesta ser cariñoso, inclusive en la vida amorosa. Siempre doy menos de lo que tengo. Mi estilo de querer es ése, un poco reticente, reservando, el máximo sólo para las grandes ocasiones. De modo que si siempre estuviera expresando el máximo ¿qué dejaría para esos momentos (siempre hay cuatro o cinco en cada vida, en cada individuo) en que uno debe apelar el corazón en pleno? También siento un leve resquemor frente a lo cursi, y a mí lo cursi me parece justamente eso: andar siempre con el corazón en la mano.
— La Tregua - Mario Benedetti.-

2 comentarios:

adrianzon.blogspot.com dijo...

uuuh ese libro me pone a chillar.. muy bueno

caprina dijo...

en serio? que padre, hace mucho lo leí, es bueno (: